INDIA Vs. PAKISTAN…

 

paquistan

PELIGRO NUCLEAR, TAL COMO EN 1998

India vs. Pakistán, otra batalla en la guerra de los 1.000 años

El Gobierno indio anunció que entre el 28 y 29 de septiembre, sus fuerzas especiales cruzaron la frontera con Pakistán en la disputada región de Cachemira para destruir “7 campamentos terroristas” en los que había lanzaderas de misiles. Pakistán, por su parte, negó lo que Nueva Delhi había denominado un “ataque quirúrgico”, aunque reconoció la muerte de 2 de sus soldados en confrontaciones en la frontera. La incursión fue la respuesta a un ataque perpetrado 11 días antes por 4 miembros del grupo terrorista paquistaní Jaish-e-Mohammed contra la base militar de Uri, en el estado de Cachemira (que actualmente pertenece a India pero los pakistaníes reclaman como propia, argumentando que la población allí es mayoritariamente musulmana), en el que murieron 19 soldados indios. India acusó a Pakistà ¡n de haber dado apoyo a los atacantes, algo negado por Islamabad. El golpe indio contra Pakistán revela un cambio de estrategia del Gobierno de Narendra Modi respecto de su vecino, explica Georgina Higueras del portal elPeriódico. “Si la operación se ha llevado a cabo según las declaraciones oficiales indias, sentaría un precedente en la disputa histórica de estas dos potencias nucleares, pues aunque el ejército indio ha realizado acciones militares transfronterizas con anterioridad, es la primera vez que lo anuncia públicamente”, apunta en la misma dirección Elena del Estal, del diario digital, El Confidencial.

Efectivos del terrorista Tehreek-e-Taliban, de Pakistán, en calles de Cachemira.

El conflicto entre India y Pakistán es un conflicto que tiene su origen en la independencia de estos países en 1947 del Raj Británico aunque sus antecedentes históricos datan de alrededor del año 1000por lo que ha llegado a ser nombrado “el conflicto de los 1.000 años”.

Estos 2 países se encuentran entre los 10 más poblados del mundo, y entre ambos suman más de 1.300 millones de habitantes con una superficie conjunta de unos 4 millones de Km2.

La disputa está centrada en el estado de Cachemira, que actualmente pertenece a India pero los pakistaníes lo reclaman como propio, argumentando que la población es musulmana en su mayoría.

En 1935, los gobernantes británicos obligaron al rey dogra de Jammu y Cachemira a arrendar partes de su reino que habrían de integrar la nueva provincia de la Frontera Noroeste, por 60 años. Fue una estrategia para fortalecer las fronteras del norte.

En 1947, el dominio británico de India llegó a su fin y nacieron 2 naciones: India y Pakistán.

Cada uno de los 562 estados principescos indios se unieron o a la Unión de India o al Dominio de Pakistán.

Jammu y Cachemira tenía una población predominantemente musulmana, pero un gobernante hindú, y era el mayor de los estados autónomos. Su gobernante era el rey Dogra (o Maharajá), Hari Singh, quien prefería seguir siendo independiente.

Cachemira era un territorio budista hasta la llegada del dominio musulmán, en el año 1329, recordó Marlin Jeschke, en el portal Goshen News.

El imperio mogol gobernó Cachemira desde 1528 hasta 1751, y luego la región pasó a manos de los afganos hasta 1820, cuando los sijes de Punjab anexaron Cachemira, dominando hasta 1947.

“Los siglos de dominio musulmán de Cachemira resultaron en la conversión de la mayoría de la población, por lo que hoy el 97% es musulmán y menos del 2% es budista”, explica Jeschke.

En octubre de 1947, las tribus pakistaníes de Dir entraron a Cachemira con la esperanza de liberarla del dominio dogra. Las fuerzas estatales no fueron capaces de resistir la invasión y el Maharajá tuvo que buscar apoyo de India, por lo que firmó el instrumento de adhesión el 27/10/1947.

Pero desde entonces Pakistán controla 30% de Cachemira: la mayor parte de Cachemira Azad y las zonas del norte de Gilgit y Baltistan.

Hay una región de Cachemira bajo control chino, conocida como Aksai Chin. Además, China también controla una parte de la Cordillera del Karakórum, conocida como Valle Shaksgam, que le fue cedido por Pakistán en 1963.

Sin embargo, India sostiene que toda Cachemira es una “parte integrante” de la India, mientras que Pakistán sostiene que Cachemira es un territ orio en disputa cuyo statu-quo definitivo sólo puede ser determinado por el pueblo de Cachemira.

India controla el Valle de Cachemira, que, con su ciudad capital Srinagar, contiene la mayor concentración de la población.

India y Pakistán han peleado 3 guerras por el territorio de Cachemira: en 1947, 1965 y 1999.

En tanto, India y China se han enfrentado 1 vez, en 1962, por el control de Aksai Chin, y el estado noreste indio de Arunachal Pradesh.

India y Pakistán también han mantenido varias escaramuzas acerca del glaciar de Siachen.

Desde la década de 1990, el estado indio de Jammu y Cachemira sufren atentados de los separatistas de Cachemira, el Frente de Liberación de Jammu y Cachemira (FLJC). Según India, son apoyados por las Fuerzas Armadas de Pakistán.

El problema más difícil de manejar e s que ambos países tienen bomba atómica: India, con tecnología de la ex URSS; y Pakistán, con tecnología de USA, que a su vez transfirió a Corea del Norte. En 1998 se llegó muy cerca del enfrentamiento nuclear entre ambos. En 1998 se llegó muy cerca del enfrentamiento nuclear entre ambos.

La disputa, en ocasiones, alcanza niveles surrealistas. Por ejemplo, la reciente detención que hizo la policía india de una paloma en Pathankot, estado de Punjab, zona que desde enero sufre un especial nerviosismo tras el ataque terrorista a una base aérea. El caso es que el ave ha quedado “bajo custodia” después que los agentes fronterizos descubriesen que portaba una nota que advertía al 1er. ministro indio, Narendra Modi, que “todos y cada uno de los niños (de Pakistán) está preparados para luchar contra India“, según e l inspector Rakesh Kumar, que lo atribuyó al grupo terrorista paquistaní Lashkar-e-Taiba.

En 2015, en la misma zona, una paloma “sospechosa de espionaje” (llevaga un mensaje en urdu) fue detenida por la policía india, que escaneó al animal con rayos X para conocer si los servicios de inteligencia paquistaníes le habían instalado algún dispositivo.

Sucede que en 2013, las autoridades indias hallaron cerca de la frontera un halcón que llevaba incorporada una pequeña cámara. En 2011, Pakistán capturó en su territorio a un mono que había cruzado la frontera de forma misteriosa. El simio fue bautizado ‘Bobby’.

Los hechos

Días atrás, el Gobierno de India explicó que había realizado “ataques quirúrgicos” en la frontera, una afirmación que Pakistán negó asegurando que sólo había sido el habitual fuego cruzado que mantienen sus soldados.

Además, India suspendió (sólo 1 día) la ceremonia conjunta en el paso de Wagah, donde diariamente representantes de los ejércitos de ambos países arrían sus banderas en un evento que provoca fervientes sentimientos patrióticos a ambos lados, pero es el único momento en que ambos guardan sus armas y realizan de forma conjunta un excéntrico ritual.

A su vez se realizan evacuaciones diarias de miles de personas que habitan en los pueblos cercanos a la frontera con Pakistán: las autoridades trasladan cada tarde a los vecinos, los hospedan en campamentos improvisados o en edificios públicos (como comisarías o estaciones de tren) ubicados un poco m ás lejos de la frontera y los devuelven a su pueblo cada mañana para que sigan con su vida durante el día.

En el artículo “Tras los ataques quirúrgicos, ¿qué sigue para las relaciones indio-paquistaníes?”, Dhruva Jaishankar, del Instituto Brookings, argumenta que los líderes y el público indio recibieron bien los “ataques quirúrgicos” contra los campamentos terroristas, considerándolos como una respuesta justificada ante el ataque del 18/09 contra Uri, en el que 19 soldados indios fueron asesinados.

“Pakistán ha negado que los ataques quirúrgicos de India tuvieran lugar, diciendo solamente que 2 de sus soldados fueron asesinados en bombardeos de artillería. Sin embargo, el anuncio de los ataques por parte del Gobierno indio ayudará a mitigar la ira doméstica india contra el terrorismo basado en Pakistán, y enviarán una señal a Pakistán. India también parece haber tomado medidas par a minimizar la escalada militar entre los 2 estados nucleares al haber atacado facilidades no militares, y al haber comunicado la naturaleza limitada de las operaciones al ejército paquistaní inclusive antes de hacerlo público”, escribió Jaishankar.

Los últimos incidentes están enmarcados en el que se conoce como el “conflicto de los 1.000 años” entre los 2 países.

Según la web YoungDiplomats, India es el mayor importador mundial de bienes militares y tiene el 3er. ejército más grande del mundo. Es el Nº9 en el mundo en gasto militar, y sus misiles balísticos tienen un rango capaz de alcanzar a Pakistán entero y casi toda China.

Pakistán tiene el 7mo. ejército más grande del mundo.

Para una parte de la población india, una minoría extremista, odiar a Pakistán es un deber nacional. Así lo entienden quienes presentan denuncias por sedición contra quienes consideran que no han mostrad o suficiente énfasis en aborrecer al vecino.

En 2014 decenas de universitarios de Cachemira fueron acusados de sedición por celebrar la victoria de Pakistán sobre la India en un partido de críquet, el deporte más popular en ambos países.

Los partidos de críquet entre India y Pakistán han sido escenario de denuncias inverosímiles. Por ejemplo, elsuperstar Amitabh Bachchan, una de las figuras más populares de Bollywood, recibió una demanda de un cineasta indio que lo denunció por haber alargado demasiado el himno nacional cuando le tocó cantarlo en un acto previo al juego entre selecciones: 18 segundos más.

“Uno puede tomarse 2 o 3 segundos más o menos para cantarlo, pero Amitabh se pasó del tiempo establecido”,dijo el denunciante, indignado, a la agencia IANS.

El ministro indio de Interior, Rajnath Singh, anunció que India cerrará en su totalidad la frontera que compar te con Pakistán hacia fines de 2018.

Según el ministro, para “alcanzar el objetivo” de cierre total de los 3.323 kilómetros de frontera compartida, el Gobierno indio ha preparado un plan detallado de los trabajos a realizar y la periodicidad de supervisión de las obras.

En un comunicado previo, el Ministerio de Interior había difundido parte del plan para sellar la frontera, que se centrará en casi 255 kilómetros con Pakistán que aún no cuentan “con barreras físicas o no físicas”.

El control “no físico” se refiere sobre todo a zonas fluviales como ríos, pantanos u arroyos y consistirá en“soluciones tecnológicas” que incluyen cámaras, sensores, radares y/o láseres, anotó el ministerio.

 

PELIGRO NUCLEAR, TAL COMO EN 1998

India vs. Pakistán, otra batalla en la guerra de los 1.000 años

El Gobierno indio anunció que entre el 28 y 29 de septiembre, sus fuerzas especiales cruzaron la frontera con Pakistán en la disputada región de Cachemira para destruir “7 campamentos terroristas” en los que había lanzaderas de misiles. Pakistán, por su parte, negó lo que Nueva Delhi había denominado un “ataque quirúrgico”, aunque reconoció la muerte de 2 de sus soldados en confrontaciones en la frontera. La incursión fue la respuesta a un ataque perpetrado 11 días antes por 4 miembros del grupo terrorista paquistaní Jaish-e-Mohammed contra la base militar de Uri, en el estado de Cachemira (que actualmente pertenece a India pero los pakistaníes reclaman como propia, argumentando que la población allí es mayoritariamente musulmana), en el que murieron 19 soldados indios. India acusó a Pakistà ¡n de haber dado apoyo a los atacantes, algo negado por Islamabad. El golpe indio contra Pakistán revela un cambio de estrategia del Gobierno de Narendra Modi respecto de su vecino, explica Georgina Higueras del portal elPeriódico. “Si la operación se ha llevado a cabo según las declaraciones oficiales indias, sentaría un precedente en la disputa histórica de estas dos potencias nucleares, pues aunque el ejército indio ha realizado acciones militares transfronterizas con anterioridad, es la primera vez que lo anuncia públicamente”, apunta en la misma dirección Elena del Estal, del diario digital, El Confidencial.

Efectivos del terrorista Tehreek-e-Taliban, de Pakistán, en calles de Cachemira.

El conflicto entre India y Pakistán es un conflicto que tiene su origen en la independencia de estos países en 1947 del Raj Británico aunque sus antecedentes históricos datan de alrededor del año 1000por lo que ha llegado a ser nombrado “el conflicto de los 1.000 años”.

Estos 2 países se encuentran entre los 10 más poblados del mundo, y entre ambos suman más de 1.300 millones de habitantes con una superficie conjunta de unos 4 millones de Km2.

La disputa está centrada en el estado de Cachemira, que actualmente pertenece a India pero los pakistaníes lo reclaman como propio, argumentando que la población es musulmana en su mayoría.

En 1935, los gobernantes británicos obligaron al rey dogra de Jammu y Cachemira a arrendar partes de su reino que habrían de integrar la nueva provincia de la Frontera Noroeste, por 60 años. Fue una estrategia para fortalecer las fronteras del norte.

En 1947, el dominio británico de India llegó a su fin y nacieron 2 naciones: India y Pakistán.

Cada uno de los 562 estados principescos indios se unieron o a la Unión de India o al Dominio de Pakistán.

Jammu y Cachemira tenía una población predominantemente musulmana, pero un gobernante hindú, y era el mayor de los estados autónomos. Su gobernante era el rey Dogra (o Maharajá), Hari Singh, quien prefería seguir siendo independiente.

Cachemira era un territorio budista hasta la llegada del dominio musulmán, en el año 1329, recordó Marlin Jeschke, en el portal Goshen News.

El imperio mogol gobernó Cachemira desde 1528 hasta 1751, y luego la región pasó a manos de los afganos hasta 1820, cuando los sijes de Punjab anexaron Cachemira, dominando hasta 1947.

“Los siglos de dominio musulmán de Cachemira resultaron en la conversión de la mayoría de la población, por lo que hoy el 97% es musulmán y menos del 2% es budista”, explica Jeschke.

En octubre de 1947, las tribus pakistaníes de Dir entraron a Cachemira con la esperanza de liberarla del dominio dogra. Las fuerzas estatales no fueron capaces de resistir la invasión y el Maharajá tuvo que buscar apoyo de India, por lo que firmó el instrumento de adhesión el 27/10/1947.

Pero desde entonces Pakistán controla 30% de Cachemira: la mayor parte de Cachemira Azad y las zonas del norte de Gilgit y Baltistan.

Hay una región de Cachemira bajo control chino, conocida como Aksai Chin. Además, China también controla una parte de la Cordillera del Karakórum, conocida como Valle Shaksgam, que le fue cedido por Pakistán en 1963.

Sin embargo, India sostiene que toda Cachemira es una “parte integrante” de la India, mientras que Pakistán sostiene que Cachemira es un territ orio en disputa cuyo statu-quo definitivo sólo puede ser determinado por el pueblo de Cachemira.

India controla el Valle de Cachemira, que, con su ciudad capital Srinagar, contiene la mayor concentración de la población.

India y Pakistán han peleado 3 guerras por el territorio de Cachemira: en 1947, 1965 y 1999.

En tanto, India y China se han enfrentado 1 vez, en 1962, por el control de Aksai Chin, y el estado noreste indio de Arunachal Pradesh.

India y Pakistán también han mantenido varias escaramuzas acerca del glaciar de Siachen.

Desde la década de 1990, el estado indio de Jammu y Cachemira sufren atentados de los separatistas de Cachemira, el Frente de Liberación de Jammu y Cachemira (FLJC). Según India, son apoyados por las Fuerzas Armadas de Pakistán.

El problema más difícil de manejar e s que ambos países tienen bomba atómica: India, con tecnología de la ex URSS; y Pakistán, con tecnología de USA, que a su vez transfirió a Corea del Norte. En 1998 se llegó muy cerca del enfrentamiento nuclear entre ambos. En 1998 se llegó muy cerca del enfrentamiento nuclear entre ambos.

La disputa, en ocasiones, alcanza niveles surrealistas. Por ejemplo, la reciente detención que hizo la policía india de una paloma en Pathankot, estado de Punjab, zona que desde enero sufre un especial nerviosismo tras el ataque terrorista a una base aérea. El caso es que el ave ha quedado “bajo custodia” después que los agentes fronterizos descubriesen que portaba una nota que advertía al 1er. ministro indio, Narendra Modi, que “todos y cada uno de los niños (de Pakistán) está preparados para luchar contra India“, según e l inspector Rakesh Kumar, que lo atribuyó al grupo terrorista paquistaní Lashkar-e-Taiba.

En 2015, en la misma zona, una paloma “sospechosa de espionaje” (llevaga un mensaje en urdu) fue detenida por la policía india, que escaneó al animal con rayos X para conocer si los servicios de inteligencia paquistaníes le habían instalado algún dispositivo.

Sucede que en 2013, las autoridades indias hallaron cerca de la frontera un halcón que llevaba incorporada una pequeña cámara. En 2011, Pakistán capturó en su territorio a un mono que había cruzado la frontera de forma misteriosa. El simio fue bautizado ‘Bobby’.

Los hechos

Días atrás, el Gobierno de India explicó que había realizado “ataques quirúrgicos” en la frontera, una afirmación que Pakistán negó asegurando que sólo había sido el habitual fuego cruzado que mantienen sus soldados.

Además, India suspendió (sólo 1 día) la ceremonia conjunta en el paso de Wagah, donde diariamente representantes de los ejércitos de ambos países arrían sus banderas en un evento que provoca fervientes sentimientos patrióticos a ambos lados, pero es el único momento en que ambos guardan sus armas y realizan de forma conjunta un excéntrico ritual.

A su vez se realizan evacuaciones diarias de miles de personas que habitan en los pueblos cercanos a la frontera con Pakistán: las autoridades trasladan cada tarde a los vecinos, los hospedan en campamentos improvisados o en edificios públicos (como comisarías o estaciones de tren) ubicados un poco m ás lejos de la frontera y los devuelven a su pueblo cada mañana para que sigan con su vida durante el día.

En el artículo “Tras los ataques quirúrgicos, ¿qué sigue para las relaciones indio-paquistaníes?”, Dhruva Jaishankar, del Instituto Brookings, argumenta que los líderes y el público indio recibieron bien los “ataques quirúrgicos” contra los campamentos terroristas, considerándolos como una respuesta justificada ante el ataque del 18/09 contra Uri, en el que 19 soldados indios fueron asesinados.

“Pakistán ha negado que los ataques quirúrgicos de India tuvieran lugar, diciendo solamente que 2 de sus soldados fueron asesinados en bombardeos de artillería. Sin embargo, el anuncio de los ataques por parte del Gobierno indio ayudará a mitigar la ira doméstica india contra el terrorismo basado en Pakistán, y enviarán una señal a Pakistán. India también parece haber tomado medidas par a minimizar la escalada militar entre los 2 estados nucleares al haber atacado facilidades no militares, y al haber comunicado la naturaleza limitada de las operaciones al ejército paquistaní inclusive antes de hacerlo público”, escribió Jaishankar.

Los últimos incidentes están enmarcados en el que se conoce como el “conflicto de los 1.000 años” entre los 2 países.

Según la web YoungDiplomats, India es el mayor importador mundial de bienes militares y tiene el 3er. ejército más grande del mundo. Es el Nº9 en el mundo en gasto militar, y sus misiles balísticos tienen un rango capaz de alcanzar a Pakistán entero y casi toda China.

Pakistán tiene el 7mo. ejército más grande del mundo.

Para una parte de la población india, una minoría extremista, odiar a Pakistán es un deber nacional. Así lo entienden quienes presentan denuncias por sedición contra quienes consideran que no han mostrad o suficiente énfasis en aborrecer al vecino.

En 2014 decenas de universitarios de Cachemira fueron acusados de sedición por celebrar la victoria de Pakistán sobre la India en un partido de críquet, el deporte más popular en ambos países.

Los partidos de críquet entre India y Pakistán han sido escenario de denuncias inverosímiles. Por ejemplo, elsuperstar Amitabh Bachchan, una de las figuras más populares de Bollywood, recibió una demanda de un cineasta indio que lo denunció por haber alargado demasiado el himno nacional cuando le tocó cantarlo en un acto previo al juego entre selecciones: 18 segundos más.

“Uno puede tomarse 2 o 3 segundos más o menos para cantarlo, pero Amitabh se pasó del tiempo establecido”,dijo el denunciante, indignado, a la agencia IANS.

El ministro indio de Interior, Rajnath Singh, anunció que India cerrará en su totalidad la frontera que compar te con Pakistán hacia fines de 2018.

Según el ministro, para “alcanzar el objetivo” de cierre total de los 3.323 kilómetros de frontera compartida, el Gobierno indio ha preparado un plan detallado de los trabajos a realizar y la periodicidad de supervisión de las obras.

En un comunicado previo, el Ministerio de Interior había difundido parte del plan para sellar la frontera, que se centrará en casi 255 kilómetros con Pakistán que aún no cuentan “con barreras físicas o no físicas”.

El control “no físico” se refiere sobre todo a zonas fluviales como ríos, pantanos u arroyos y consistirá en“soluciones tecnológicas” que incluyen cámaras, sensores, radares y/o láseres, anotó el ministerio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *