LIBERLAND NACE ENTRE CROACIA Y SERBIA. 7 KM CUADRADOS.

 

liberland

 

LA PATRIA LIBERTARIA

Utopía Liberland: la República con pocas leyes, 0 impuestos y casi nulo Estado

Hablar de una superficie terrestre que no es propiedad de ningún Estado lleva a la Tierra de Marie Byrd, en la Antártida, región cuya lejanía al resto del mundo, clima y condiciones la hacen poco apetecible para cualquiera, incluso para USA, única nación que alguna vez se ha interesado, aunque no de manera formal. Sin embargo, hay otra región bastante más pequeña, y con menos problemas a priori para hacerla habitable que tampoco es reclamada por ningún Estado soberano: Bir Tawil, 2.060 Km2. entre Sudán y Egipto. Pero el caso más novedoso es consecuencia de 4 porciones de territorio entre Serbia y Croacia,no reclamadas. Sólo una de ellas, la más grande, llamada “Riga”, ha sido reclamada recientemente por Liberland.

Vit Jedlicka, en supuestos sellos postales de Liberland.
Cuando la ex Yugoslavia fue dividida en nuevos países, un pequeño pedazo de tierra quedó olvidada. A orillas del río Danubio, en la frontera entre Croacia y Serbia, hay una franja de 7 kilómetros cuadrados que no está reclamada por ninguno de los 2 países.
Aprovechando su estatus de “terra nullius” (expresión del latín para describir un territorio que no está sujeto a la soberanía de ningún estado), el 13/04/2015 -natalicio de Thomas Jefferson, uno de los padres de la patria estadounidense-, el político checo Vit Jedlicka, su novia Jana Markoviceva y un amigo del colegio, clavaron allí una bandera con 2 franjas amarillas y 1 negra.
Ellos proclamaron así la República Libre de Liberland, un micro-estado que -según Wikipedia- hasta el momento no ha sido reconocido por ninguna nación todavía (la página de Facebook “Ciudadanos de Liberland viviendo en Argentina” dice, sin embargo, que Sudán del Sur, el estado soberano más jóven del mundo, ya reconoció a Liberland como nación).
“Una micro-nación es una entidad que clama ser una nación independiente, pero no está reconocida oficialmente por los gobiernos del mundo o por las organizaciones más importantes del mundo”, explica Ed Kiernan de Bloomberg.
Jedlicka, quien era miembro del Partido de Ciudadanos Libres en República Checa –de tendencia conservadora y euroescéptica– dijo que su objetivo era crear “el país más libre del mundo”, lo que explica el lema de Liberland: “Viví y dejá vivir. H emos desarrollado un nación de gente que quiere vivir en libertad con bajos impuestos”, dijo.
La Constitución de Liberland contempla que la propiedad privada y los derechos individuales están por encima del Estado, algo que Jedlicka viene proclamando desde hace años en su partido político en República Checa.
“El país se enorgullece de otorgar libertad personal y económica a sus ciudadanos, garantizada en la Constitución, que limita el poder de los políticos, que no pueden interferir en las libertades otorgadas por la nación de Liberland”, se puede leer en su declaración fundacional, en la página web. Si se convirtiera en estado soberano, Liberland sería el Nº3 más chico del mundo (después del Vaticano y Mónaco).
La Singapur de Europa
Según relató al diario The New York Times, Jedlicka venía considerando desde hacía 2 años la creación de un estado independiente en alguna terra nullius del mundo, antes de fundar Liberland en la frontera serbio-croata. Buscando en internet y consultando a varios gobiernos, logró establecer distintas zonas en el planeta que no eran reclamadas por ningún país.
 
“Había un terreno cerca de Egipto, pero me parecía que la inestabilidad política en la región no ayudaba mucho a nuestra idea de país”, dijo Jedlicka a BBC Mundo.
Poco despué s de eso, esa zona se convertiría en Sudán del Norte, fundado por el estadounidense Jeremiah Heaton, quien movió cielo y tierra para convertirse en rey de algún lado y así cumplirle el sueño a su hija: ser princesa. Entre los requisitos para ser ciudadano de Liberland, que sin haber sido reconocido ya tiene miles de solicitudes alrededor del mundo, están: no ser comunista y no ser nazi, carecer de antecedentes penales y el respeto por la propiedad privada.
“Según los fundadores, el objetivo es construir un país en el que las personas honestas puedan prosperar con una interferencia mínima de un Gobierno centralizado”, explica Bloomberg. En palabras de Jedlicka:“Necesitamos más países como Hong Kong, Singapur y Mónaco, especialmente en Europa.” Los fundadores de Liberland la llaman “la Singapur de Europa”. 
Liberland: un “chiste” no muy gracioso para Croacia
El Gobierno de Croacia calificó la fundación de Liberland como un “chiste” y Serbia afirmó que lo que había hecho Jedlicka era un “acto de frivolidad”, pero la realidad es que el checo cumplió con los requisitos para fundar un país, según reportó la BBC: reclamó la posesión de la tierra, enclavó una bandera y formó gobierno (fue elegido Presidente con los votos de su novia y su amigo de la infancia).
Tan chistoso no le parecerá a Croacia el emprendimiento ya que en el año que pasó entre la fundación de Liberland y el 13/04/2016, Croacia estableció controles policiales y arrestó a docenas de personas por intentar ingresar en el territorio en cuestión.
“Mientras que no pudo acceder a lo que considera su tierra, Jedlicka estuvo muy ocupado, encontrándose con políticos comprensivos alrededor del mundo y armando una página web en la que la gente que está harta de sus gobiernos, puede registrar su interés en la empresa – y donar a la causa”, escribió Adam Withnall del diario británico The Independent.
Gracias al accionar de la policía croata, Liberland no tiene todavía técnicamente ni un solo habitante. 
 
“Hasta ahora hemos recibido 360.000 solicitudes de personas que quieren ser parte del nuevo país. También de muchos voluntarios que quieren venir a construir las primeras edificaciones”, dijo Jedlicka según Publico.es/
Con la amenaza yihadista instalada en Europa, uno de los riesgos que conlleva la formación de un nuevo país en esa zona es que se instalen en él insurgentes islamistas. Expertos en seguridad han alertado de que el sitio, organizado al margen de muchas reglas de la Unión Europea, sería ideal para ejecutar desde allí un ataque. Por eso, Jedlicka asegura que llevarán a cabo un proceso de selección minucioso para aceptar a los nuevos ciudadanos.
Energía, salud, agua potable: servicios financiados mediante el crowdfunding
Los fundadores de Liberland esperan instalar servidores, una bolsa de comercio y una normativa empresarial muy ligera. Jedlicka asegura que para obtener agua potable y electricidad, utilizarán energías renovables. “Necesitaremos energía solar para instalar nuestros servidores y nuestros sistemas de telecomunicación”, dijo Jedlicka a Vice.com/
“También usaremos generadores tradicionales cuando reparemos el edificio que hay allí, pero el potencial energético de Liberland es casi ilimitado, ya que está a orillas del Danubio”, agregó.
Jedlicka destaca que es beneficioso que de momento Croacia prohíba la entrada a Liberland, dado que necesitan este tiempo para organizarse para poder defender sus fronteras por sí mismos. “Necesitábamos un año más para descubrir todo lo que necesitamos hacer para poder cuidar bien de nuestras propias fronteras, para firmar un acuerdo con una agencia de seguridad privada y también para visualizar lo que queremos hacer”, dijo según The Independent.
Pero, definitivamente, uno de los rasgos más distintivos de Liberland es que no recolectará impuestos, al menos no de la manera en que se hace hoy en la mayoría de los países. “Todos los impuestos serán voluntarios, y los servicios de la nación –tales como la energía, la salud y el agua potable- estarán manejados o por empresas privadas o a tra vés de campañas de crowdfunding (N de la R: financiación colectiva)”, explica Bloomberg.
 
“Vamos a aplicar un sistema de impuestos voluntario. Las personas van a pagar lo que crean que deben pagarle al Estado de acuerdo a los servicios que provee”, explicó Jedlicka a la BBC. A través de la plataforma de crowdfunding de su página de internet, que acepta donaciones tanto en moneda común como en bitcoin (red de pago digital que no depende de una autoridad central), Liberland recaudó alrededor de US$ 45.000, según el Gobierno del micro-estado.
Este dinero financió la apertura de oficinas de Liberland en Praga y Serbia, explica Bloomberg. Además, Liberland recibió tras su fundación la intención de inversiones cercanas a los US$ 20 millones de distintos ámbitos, como la banca y el sec tor energético, asegura la BBC.
Una plutocracia en donde “habrá casi cero cosas sobre las que votar”
“Uno de los puntos más atractivos de Liberland es la tributación voluntaria, una idea que ha llamado el interés de compañías de tecnología informática, instituciones financieras y empresas de capitales privados, dice Jedlicka. Él rechaza la idea de que la actividad banquera podría transformar a Liberland en otra Luxemburgo, un sitio a donde esconder dinero: ‘cielo fiscal’, dice, ‘no refugio fiscal’”, escribió Joji Sakurai en la revista New Statesman.
Los ciudadanos de Liberland ganarían méritos a cambio del pago de impuestos – cuanto más pagan, más obtienen. “Esta moneda puede ser cambiada por acciones. Y te conviertes en un accionista para toda la comunidad”, explica Jedlicka. “¿No es esta una receta para la plutocracia (N. de la R.: gobierno de los más ricos), cuando los mayores gastadores tienen mayor influencia?”, se pregunta Sakurai).
Jedlicka cree en un “sistema en el que las personas tengan una voz de acuerdo a cuánto pagan en impuestos”.
Sin embargo, explica el fundador de Liberland, esto no tendrá mayor importancia dado que Liberland será una nación con leyes mínimas, por lo que “habrá casi 0 cosas sobre las que la gente votará”. Jedlicka dijo a The Independent que Liberland tendrá solo 5 leyes, y la responsabilidad del Estado será en torno a la justicia, la seguridad y la diplomacia. 
La gente, además de pagar los impuestos a voluntad, será libre de fumar marihuana, manejar tan rápido como quieren y poseer armas –siempre y cuando no lastimen a nadie-.
“Liberland podría fracasar en el corto plazo. Sin embargo, como idea y sueño, tiene una viabilidad a largo plazo. Los sistemas y mapas políticos al viejo estilo no estarán para siempre atascados en el pasado. El cambio es posible”, escribió Jeffrey Tucker en su web Beautiful Anarchy.
Liberland podría convertirse de hecho en un modelo para toda Europa sobre cómo generar una prosperidad civilizada. Hoy no hay nada más que árboles allí. Pero, bajo las condiciones institucionales correctas, un lugar como este podría convertirse en una Hong Kong en miniatura en cuestión de un par de años. Sin las constricciones de la regulación, la tributación y el dinero poco sólido, un lugar como este pod ría mostrarle al mundo entero cómo la libertad y la propiedad privada pueden ser la base de una paz próspera y sostenible”,escribió Tucker.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *