TE DEJO PARA QUE LE DES UNA MIRADA, UNA LEÍDA A ESTO.

gustavo-beliz

DE URGENTE 24. PARA QUE TENGAS CONOCIMIENTO DEL TEMA Y TE RECUERDO LO QUE SE COMENTABA DEL QUE FUERA PRIMER MINISTRO DE JUSTICIA Y SEGURIDAD DE KIRCHNER; GUSTAVO BELIZ  Y QUE ERA INTEGRANTE DEL OPUS DEI. BELIZ FUE APARTADO CASI DE INMEDIATO POR ENFRENTAR AL JEFE EN SU DECISIÓN DE ENFRENTAR LA CORRUPCIÓN, A LOS CORRUPTOS Y…AHI PERDIÓ. EL PRIMER CORRUPTO ESTA FRENTE A EL. Y DESPUES, MOSTRO LA FOTO DE STIUZZO EL ESPÍA MIMADO.

ELIGEN AL NUEVO PRELADO

Primero los jesuitas, ahora el Opus Dei: Cambios en el Vaticano

Después que los 212 electores de la Compañía de Jesús han elegido een Roma un nuevo superior general, el venezolano Arturo Sosa, que sucedió al español Adolfo Nicolás, quien había presentado su renuncia al acercarse a los 80 años, el Opus Dei inicia su proceso de elección de nuevo prelado, luego del fallecimiento de Javier Echevarría el 12/12/2016.

Villa Tivere, en Roma.

El proceso previsto para la elección y nombramiento del prelado del Opus Dei (“la Obra“) comenzará en Roma (Italia) el sábado 21/01. Una vez que haya sido confirmado por el papa Francisco, el nuevo prelado se convertirá en el 3er. sucesor de José María Julián Mariano Escrivá Albás (1902-1975), más conocido como Josemaría Escrivá de Balaguer y Albás; y sustituirá en el cargo a monseñor Javier Echevarría, fallecido en Roma el 12/12/2016.

En el proceso intervienen tanto mujeres como hombres, y culmina con la confirmación de la elección por parte del pontífice de los católicos apostólicos romanos.

Todavía un tercio de los opusdeistas son españoles (unos 33.000), porque España fue la cuna de la Obra y ha sido su principal vivero pese a que Escrivá de Balague r abrió una sede en Roma, en Viale Bruno Buozzi 75 (Villa Tivere). En esa sede también está la Iglesia Prelaticia de Santa María de la Paz, donde está enterrado el fundador, san Josemaría Escrivá. Y residen el prelado y otros miembros de la Prelatura.

En edificios adyacentes de esa misma calle Bruno Buozzi y de las calles laterales, tales como Via di Villa Sachetti, viven y trabajan –con estricta separación- las mujeres y los hombres de los Consejos que ayudan al prelado en la dirección del Opus Dei.

Pero la universalidad de la Obra -el 58% de sus miembros son europeos, pero un 34% vive en América, el 4% en Asia, el 3% en África y el 1% en Oceanía-, sugiere que el próximo prelado cambiará la línea jerárquica hoy liderada por Fernando Ocáriz Braña, sacerdote y teólogo católico esp añol aunque nacido en París (Francia), vicario auxiliar y general del Opus Dei.

Ocáriz es asesor desde 1986 de la Congregación para la Doctrina de la Fe, él estudió Física en la Universidad de Barcelona, también la licenciatura en Teología en la Universidad Lateranense y el doctorado en la Universidad de Navarra en 1971, año en que fue ordenado sacerdote.

El Opus Dei logró un reconocimiento muy importante cuando Juan Pablo II designó a la orden como su prelatura personal (Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei).

El polaco Karol Wojtyla tenía una antigua relación con el Opus Dei desde que él era arzobispo de Cracovia. En la Polonia comunista, el Opus Dei comenzó a invitarlo a dar conferencias en el Centro Romano de Encuentros Sacerdotales (CRIS).

El Opus no sólo cooperó por Wojtyla, sino también con el arzobispo de Múnich, Joseph Ratzinger; los cardenales estadounidenses J. Joseph Krol y J. Patrick Cody; y el arzobispo de Viena, cardenal Franz König. Este grupo ascendió en el Vaticano luego de Paulo VI y el breve Juan Pablo I.

Una decisión importante de Juan Pablo II fue la designación del médico español Joaquín Navarro-Valls, miembro numerario de ‘la Obra‘, y quien contó con una fuerte resistencia en la Curia romana, como su vocero personal.

Fue Villa Tevere, cuartel general del Opus Dei en Roma, donde Wojtyla rezó ante la tumba de monseñor Escrivá de Balaguer antes de entrar en el cónclave del que saldría Papa y donde volvería para rezar ante el cadáver de monseñor Álvaro del Portillo, 1er. obispo de su Prelatura personal.

Con Benedicto XVI o sea Ratzinger, na da cambió.

En cambio el papa Francisco no ratificó el vínculo con la Prelatura pero, cuando se jubiló el jesuita Federico Lombardi, él nombró como su vocero al periodista estadounidense Gregory Joseph Burke, del Opus Dei; aunque debajo de él nombró a una mujer, la española Paloma García Ovejero, como vicedirectora de la Sala de Prensa.

Acerca de estos eventos que se avecina, escribió Iacopo Scaramuzzi en Vatican Insider:

“El próximo sábado 21 de enero, con una reunión del ‘plenum’ del consejo para las mujeres de la prelatura, se llevará a cabo la elección del próximo prelado del Opus Dei, después del fallecimiento de monseñor Javier Echevarría el pasado 12 de diciembre. Las votaciones comenzarán el próximo lunes 23 de enero. La cita marca un cambio generacional: el próximo prelado, explicó el vicario auxiliar, monseñor Fernando Ocáriz, “ya no será una persona que haya trabajado de manera directa con el fundador” de la Obra, san Josemaría Escrivá de Balaguer (1902-1975).

Echevarría, de 84 años, falle ció el 12 de diciembre por la noche. Fue hospitalizado el 5 de ese mismo mes en el policlínico de la Universidad Campus Bio-Médico de Roma debido a una leve infección pulmonar. Fue secretario de monseñor Escrivá de Balaguer de 1953 a 1975, cuando fue nombrado secretario general del Opus Dei. En 1994 fue elegido Prelado, sucediendo a Álvaro del Portillo (1914-1994), que durante años fue el principal colaborador del fundador y fue nombrado prelado desde la creación de la prematura personal del Opus Dei, por voluntad de Juan Pablo II en 1982. Echevarría asistió tanto a la canonización del fundador del Opus (en 2002) como a la beatificación de su predecesor (en 2014).

El proceso para elegir a su sucesor, que fue convocado el pasado 22 de diciembre por parte de monseñor Ocáriz, vicario auxiliar en este periodo, comenzará en Roma el próximo 21 de enero, con una reunión del «plenum» del Consejo para las mujer es de la prelatura, llamado “Asesoría central”, y el 23 de enero comienza el congreso electoral. Los miembros del congreso, teniendo en cuenta las propuestas de la Asesoría central, proceden a la votación. En todo el proceso, indicó la sala de prensa de la Obra, participarán 194 fieles del Opus Dei. Se trata de sacerdotes y laicos de por lo menos 32 años de edad y que se incorporaron a la Prelatura hace por lo menos hace 9 años, como mínimo. Fueron nombrados por el prelado entre los fieles de las diferentes naciones en las que el Opus Dei desempeña su trabajo pastoral.

No hay candidatos oficiales. La elección del prelado necesariamente debe llevar a un sacerdote, que ya tenga 40 años de edad, que sea miembro del congreso electoral, que pertenezca a la Prelatura desde hace por lo menos 10 años y que tenga 5 años de servicio sacerdotal. En la actualidad el número de sacerdotes que tienen estos requisitos es de 94. Entre ellos hay varios vicarios regionales de la Prelatura (representantes del prelado en cada país o circunscripción), pero también hay otros sacerdotes que trabajan o que se han ocupado de tareas del gobierno pastoral del Opus Dei en Roma o en las 49 circunscripciones que componen en la actualidad la Prelatura. Después de la elección, que debe ser aceptada por el elegido, este último debe pedir, en persona o por medio de otras personas, confirmación al Papa, que es quien nombra al prelado del Opus.

En las dos elecciones anteriores fue elegido como Prelado en «número dos» del Opus Dei; en 1975 el beato Álvaro del Portillo, que durante años fue el principal colaborador del fundador. Después, con el fallecimiento de monseñor Del Portillo, fue elegido quien hasta entonces había sido vicario general, monseñor Javier Echevarría.

¿Usted cree que se podría repetir esta tendencia en las futuras elecciones?

“De hecho —explicó Ocáriz, vicario auxiliar, es decir el actual “Nº2”, mientras el vicario general es el argentino Mariano Fazio—, en las elecciones anteriores se verificó esta circunstancia. Creo que esto haya sucedido debido a las personalidades y a las biografías de los dos sucesores anteriores, que fueron formados directamente por san Josemaría. Los electoras votaron en conciencia por estas personas. No fue un procedimiento automático. Les pareció que lo mejor era elegir a quien había trabajado más de cerca con el fundador. Desde entonces, han cambiado algunas circunstancias: el nuevo prelado ya no será una persona que haya trabajado de manera directa con el fundador como habían hecho el beato Álvaro del Portillo y Javier Echevarría, aunque es probable que lo haya conocido y frecuentado. Según yo, en el congreso electoral hay muchos candidatos válidos, buenos y prudentes, que podrà ­an asumir el encargo. Los electores tienen la responsabilidad de votar libremente por aquel que, en conciencia, consideren más idóneo. El nombre de la persona que resulte será inmediatamente transmitido a Papa Francisco, porque se pide la confirmación del romano Pontífice”.

Los estatutos de la Prelatura, explica el Opus Dei, describen las diferentes condiciones humanas, espirituales y jurídicas que debe tener el prelado para garantizar el correcto desempeño del encargo. En resumen: debe distinguirse en la virtud de la caridad, de la prudencia, en la vida de piedad, en el amor por la Iglesia y su Magisterio, y en la fidelidad al Opus Dei: debe poseer una profunda cultura, tanto en las ciencias eclesiásticas ticas como en las profanas, y tener adecuadas dotes de gobierno pastoral.

La página web del Opus Dei dará información actualizada sobre las diferentes fases del congreso.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *